domingo, 15 de noviembre de 2015

Hojaldre casero


Bueno, de nuevo me ha tocado cocinar entre amigas con Leire de Cocina con gusto y Elena de Recetas con mimo. Este mes le tocaba a Leire hacer una propuesta y nos ha sorprendido muchísimo con el hojaldre casero. Nada mas ver su propuesta me encanto pero luego empecé a mirar recetas por internet y tengo que reconocer que me entraron los 7 males. No esperaba una cantidad tan elevada de mantequilla para realizar esta masa. La verdad es que el hojaldre de compra es muy socorrido y lo he utilizado numerosas veces en mis recetas tanto dulces como saladas. Mientras preparaba el mío en casa no sabia que hacer, que receta preparar. No tenia muy claro si saldría bien y si seria conveniente camuflarlo con otros sabores o rellenos varios. Al final decidí darle total protagonismo a la masa preparando unas palmeritas y mini cruasanes tan solo con un poco de azúcar. Os animo muchiiiisimo a prepararlo. Es delicioso, incomparable con el de compra y para nada difícil como puede parecer a primera vista. Yo hice una plancha grande usando la mitad de ingredientes que en la mayoría 
de recetas que me encontraba por la red y por la falta de mas mantequilla disminuí la cantidad de esta alegrándome muchísimo de ello al final. El resultado - simplemente perfecto. Os dejo con la receta

Ingredientes:
  • 30g de mantequilla fundida para la masa
  • 250g de harina de fuerza
  • 125ml de agua fresca
  • 6g de sal (dos pizcas generosas)
  • 115g de mantequilla fría
  • azúcar para las palmeras y los mini cruasanes
Me he basado en la receta de Webos fritos cambiando la cantidad de la mantequilla y usando nada mas la mitad de la masa. En su fabulosa web podéis encontrar un estupendo material fotográfico del paso a paso - aqui.
Para empezar debemos tener en cuenta varias cosas. El ambiente en el que estaremos preparando nuestro hojaldre debe estar fresco. Si tenemos la calefacción puesta como era mi caso abriremos las ventanas media hora hasta enfriar la cocina. Para tener fría la superficie de trabajo he usado dos acumuladores de frio como los que se usan en las neveras portátiles. Las colocaba en la encimera y las retiraba al momento de estirar la masa. Así estaba fresca y la mantequilla no se derretía. Para ayudarme mas antes de cada nueva estirada colocaba el rodillo de madera en el congelador. Os aseguro que con estos pequeños trucos os vais a facilitar muchísimo el trabajo.
Empezamos mezclando los ingredientes de la masa. La harina tamizada, la sal y en el centro el agua y la mantequilla fundida. Amasamos poco hasta que se integren todo. Hacemos una bola, envolvemos en papel film y dejamos en la nevera por 1h.
Preparamos la mantequilla dándole unos golpes hasta conseguir un cuadrado de dos dedos de grosor. Sacamos la masa de la nevera, retiramos el plástico protector y colocamos en la encimera enfriada y espolvoreada generosamente de harina. Realizamos unos cortes de cuchillo en forma de cruz sin llegar al final de la bola. 
Abrimos un poco el centro con el rodillo en ambas direcciones y acabamos estirando los laterales de masa dejando una capa mas gruesa en el centro. Tenemos que conseguir una especie de cruz con base cuadrada en el centro.
Colocamos la mantequilla en el centro y la cubrimos con los laterales de masa. Primero el lado derecho, a continuación el izquierdo, el próximo a nosotros y por ultimo el mas alejado cerrando así la mantequilla en paquete. Moldeamos con las manos para sellar bien el paquete y lo colocamos en la encimera con el ultimo plegue  abajo.
Del centro de la masa estiramos con movimientos rápidos golpeando un poco la parte centras hacia arriba. Repetimos lo mismo desde el centro hacia abajo y estiramos bien hasta conseguir un rectángulo. Doblamos hacia el centro primero la parte posterior del rectángulo y a continuación la parte inferior o mas próxima a nosotros. Giramos la masa a 90º y repetimos la misma acción estirando y doblando una vez mas completando así dos vueltas. Envolvemos el paquete de masa en papel film y guardamos en la nevera por 20min. Aprovechar este rato para enfriar nuevamente la encimera con las placas congeladas y enfriar el rodillo en el congelador.
Pasados los 20 min estiramos nuevamente la masa desde el centro hacia arriba y desde el centro hacia abajo haciendo un rectángulo. Doblamos de nuevo arriba y abajo haciendo el paquete de masa. Giramos y repetimos la misma acción. Volvemos a guardar la masa tapada en la nevera otros 20min. Repetimos una ultima vez los pliegues completando así 6 en total.  
Podemos guardar nuestra masa envuelta en papel film en la nevera o enrollada sobre papel vegetal. Si queréis preparar vuestra receta de inmediato espolvorear harina en la encimera fresca y ya podéis darle forma.
Yo corte la masa en dos partes iguales. Espolvoree generosamente con azúcar pasando el rodillo por encima para sellarlo. A una de ellas di forma de palmeras enrollando ambos extremos hacia el centro y cortando laminas de medio dedo de grosor. La otra mitad corte en pequeños triángulos y les di forma de mini cruasanes que además reboce en azúcar por fuera. 
Colocamos todo en bandejas de horno cubiertas de papel vegetal. La que no vamos a usar inmediatamente guardamos en la nevera.
Precalentamos el horno a 180º (mi horno es fuerte) y una vez hayan empezado a dorarse podemos bajar a 160º. Esto ultimo lo aconsejo sobre todo para los cruasanes para que se hagan bien por dentro también.
El resultado - increíble, delicioso y absolutamente irresistible. No se puede comparar para nada con el hojaldre de compra. Debo de decir que he usado mantequilla corriente de supermercado y aun así el sabor ha sido de lo mas exitoso.
Una ultima puntualización - creo que es una masa perfecta para pequeños dulces o planchas base para pasteles o cocas dulces o saladas. No la aconsejo para cruasanes grandes o bollería rellena tipo napolitanas. Para ello creo que seria mejor un hojaldre con levadura.
Sobre la textura de este solo tendría una palabra - hojaldrada y perfecta. Hasta la próxima y os espero en Facebook